Mayo 12, 2020

COVID-19: la silenciosa muerte de los pacientes del Larco Herrera

EL COVID-19 ataca sin piedad a los pacientes psiquiátricos del Larco Herrera, uno acaba de fallecer, y apenas se habla de ellos. Los medios hicieron más eco a las protestas producidas en las hacinadas cárceles del país. En silencio, estas personas, suman un nuevo drama a sus vidas.

Compartir:
COVID-19: la silenciosa muerte de los pacientes del Larco Herrera

Son los más vulnerables de los vulnerables. En redes sociales nadie clama por sus derechos en esta crisis sanitaria. Más importancia mediática han tenido las entendibles demandas de los presos de las hacinadas cárceles del país, pero como ellos son silenciosos pacientes, muchos ajenos a la realidad de su entorno, nadie habla de las terribles condiciones en las que están enfrentando la pandemia. Son las personas que viven en el Hospital Psiquiátrico Larco Herrera, olvidados y apenas visibles en la dramática coyuntura.

Un paciente del Larco Herrera acaba de morir por COVID-19 y según el secretario general de trabajadores del nosocomio, Enrique Vega, existe un pabellón, el N° 8, con 34 internos psiquiátricos totalmente contagiados por el temido virus y que se han ido haciendo portadores de la enfermedad debido al descuido del personal médico de la institución.

"La dirección ha sido indolente con los pacientes y lo está siendo con el personal que labora pues carecemos de medidas de bioseguridad, nosotros mismos muchas veces debemos comprar nuestros equipos para evitar contagiarnos", reveló Vega.

Señaló que cuando se reportaron los primeros casos en el pabellón N° 8, lejos de aislar a los pacientes los mantuvieron juntos y ahora el íntegro de personas de ese ambiente se encuentra infectado con el letal virus. Ayer, uno de esos casos, falleció y su muerte apenas importó a los medios. Es un número más, sin identidad, sin relevancia, un anónimo sin derechos, condenado al permanente silencio.

Según la última visita realizada por representantes de la Contraloría General de la República, que investiga si el personal médico violó las medidas de bioseguridad, infectando pacientes psiquiátricos y trabajadores, en el lugar existen hoy 50 pacientes con COVID-19.

El propio contralor general Nelson Shack y su equipo técnico acudieron ayer al nosocomio para supervisar cómo se ha venido llevando a cabo la gestión en el centro psiquiátrico en medio del estado de emergencia.

FOTO: ANDINA


Articulos relacionados