Abr 05, 2020

La cruda realidad del nuevo hospital de Ate

Una paciente portadora del COVID - 19 acudió en busca de atención al flamante hospital de Ate, destinado exclusivamente a enfermos críticos de esta pandemia. Pese a su estado nunca fue admitida por insensibles cuestiones administrativas. Acabó internada en el 2 de Mayo.

Compartir:
La cruda realidad del nuevo hospital de Ate

Una mujer de aproximadamente 40 años de edad, con diagnóstico positivo para el COVID – 19, ante la falta de respuesta al comunicarse al número 113, acudió a emergencias del nuevo hospital de Emergencias - Ate Vitarte al promediar las 5:00 p.m. del sábado 4 de abril. Su vida peligraba minuto a minuto.
Al llegar al nosocomio, mostró el resultado de la prueba que acreditaba ser portadora del temido virus. Pero le negaron la admisión. La excusa: no había personal para realizar los trámites de ingreso. El vigilante del hospital le negó la entrada y recomendó ir a otro hospital.
Personas cercanas al lugar, al ver la condición de la mujer, buscaron ayuda y la evacuaron al antiguo hospital de Vitarte, a dos cuadras del estrenado nosocomio (el mismo que se ha lanzado como especializado para el tratamiento de pacientes con COVID – 19).
El antiguo hospital de Vitarte cobijó por unas horas a la mujer, sin tener las condiciones óptimas para atender a pacientes con COVID – 19.
Luego de algunas coordinaciones con la DIRIS – LIMA ESTE, la paciente fue evacuada al hospital Dos de Mayo, su vida pendía de un hilo.
Días después del anuncio del presidente Martín Vizcarra, de convertir el nuevo hospital de Ate Vitarte en el primer centro de Unidad Cuidados Intensivos, la decisión generó la ilusión de miles de peruanos. Sin embargo, algunas modificaciones en su dirección ejecutiva retrasan aún el óptimo funcionamiento.
A su apertura, se cambió a la jefa del hospital de emergencia, la doctora Josefina Minbela Otiniano, por el doctor Luis Loro Chero. El ingreso de la nueva gestión se encuentra en un proceso de adaptación y coordinación, perjudicando el normal funcionamiento del nuevo nosocomio.
En su mensaje, Vizcarra aseguró que, desde su funcionamiento, el nuevo hospital albergaría a los pacientes más graves afectados por el coronavirus. La realidad, a seis días de entrar en funcionamiento, es que, de 200 camas de hospitalización y 50 camas de UCI, solo se tiene 15 pacientes en Unidad de Cuidados Intensivos y 7 hospitalizados.
¿Entonces por qué no admitieron a la paciente que llegó el sábado? Según investigó Sucesos, la nueva gestión que ingresó al nosocomio está tardando en poder asumir las riendas del lugar por la habitual burocracia de nuestro Estado. Una situación que resulta ahora peligroso ante el incontenible avance de la pandemia.

Escribe: Steven López

 

Etiquetas:

Articulos relacionados