La muerte como botín político

Al margen de cualquier preferencia religiosa, tanto la vida como la muerte merecen excelso respeto. Sin embargo, el lunes 28 de junio se ha hecho una fanfarria paseando un féretro en el frontis del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) con la anuencia de los familiares del fallecido y todo en busca de créditos políticos.

Militantes de Perú Libre (PL) denunciaron de inmediato que Sacarías Meneses Taco, murió luego de que el 24 de junio fuera golpeado, según su versión, en los exteriores del Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

En la víspera, Pedro Castillo asistió al domicilio de los deudos para expresar su pesar por la muerte del simpatizante de Perú Libre (PL), sin embargo, hay que hacer hincapié que la familia lejos de decir la verdad, se prestó inicialmente a una patraña orquestada al interior de Perú Libre (PL). Eso es impropio, utilizar la muerte como botín político ¿Dónde quedaron los principios, valores, dignidad y hasta amor propio de los mismos familiares? La muerte no es trofeo político. Aquí hay un grave problema no solo de salud mental, sino de falta de decencia política.

Todavía Castillo no es proclamado presidente de la República y prestarse a esto demuestran que su sensibilidad humana no existe, se cuelga de un féretro para victimizarse y una marcha de borregos hace un triste espectáculo en el Centro de Lima como si la muerte fuese un botín político.

La posición de la Policía Nacional del Perú, del Ministerio Público, del Ministro del Interior y del propio nosocomio donde se internó con anterioridad a la supuesta golpiza, desmorona todo este nauseabundo espectáculo.

El comandante general de la PNP, César Cervantes, informó: «Les puedo decir que ha quedado descartado totalmente que se trate de una muerte criminal o una muerte violenta o dolosa. Se hizo una línea de tiempo, se constituyó al Hospital Dos de Mayo, donde ha quedado acreditado. La Policía habla con pruebas: el señor ingresó el 22 de junio por registrar hipertensión arterial y sentirse mal», indicó.

Inclusive Cervantes detalló que Meneses ingresó al hospital el 22 de junio en compañía de su esposa y quedó internado. Lamentablemente por la enfermedad de cirrosis hepática en grado terminal dejó de existir el 28 de junio, tal como consta en el certificado de defunción. Él no estuvo en esa escena. Si él estaba internado en el hospital desde el 20 de junio, cómo va a estar en ese acto en el que la Policía también intervino.

La causa de su fallecimiento es un tema de salud, totalmente descartado con las pruebas que ha encontrado el equipo de Homicidios. Y los familiares los han ratificado luego.

El comunicado del hospital señala que: “Que Sacarías Meneses Taco, ingresó el pasado 22 de junio por el servicio de Emergencia y falleció el 28 de junio por complicaciones de una enfermedad, agregando que «Durante su permanencia hospitalaria el paciente contó con las evaluaciones clínicas y los exámenes de laboratorio y de imágenes correspondientes. Asimismo, se le realizó una tomografía cerebral. El paciente cursaba con evolución tórpida de una enfermedad crónica evolutiva».

¡Más claro es imposible!

 

 

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD