En defensa de los niños

El ministerio de Educación (Minedu) pretende reiniciar las clases presenciales antes de la aparición de la vacuna contra el Coronavirus, afirmó el titular del sector, Martín Benavides a una radioemisora.

El ministro explicó que, que junto al Ministerio de Salud, buscan «hitos más cercanos» que les den la seguridad de que los niños y los maestros pueden volver a los colegios sin ponerlos en riesgo de contraer el virus. «Ya estamos conversando con la ministra de Salud para que nos ayude a identificar cuál sería el hito de salud a partir del cual podamos abrir los colegios. Hay que trabajar la confianza en los padres y profesores, y tener la seguridad de que no habría ningún inconveniente en salud si se toman las precauciones y si hay un cierto hito que nos permita decir que estamos en condiciones para abrir los colegios», señaló, sin embargo, se olvidó que estamos en un incremento desmesurado de infectados por coronavirus.

Asimismo, indicó que su sector ya cuenta con los protocolos de bioseguridad ante un eventual retorno a las aulas. Este se ejecutaría en cuanto surja «cualquier situación en la que se necesite regresar a la presencialidad», destacó.

En esa línea, recordó que ya se había dispuesto el regreso a las clases presenciales en zonas rurales donde no haya infectados con COVID-19. «Aquellas localidades donde hay cero contagio y la comunidad se pone de acuerdo, las direcciones regionales de educación podrían abrir las escuelas». Señalando que las Direcciones Regionales de Educación (DRE) continúan la evaluación de los colegios que reiniciarán las clases presenciales durante la emergencia sanitaria de acuerdo con la Resolución Viceministerial N° 116-2020-MINEDU y recalcó que la norma únicamente se aplicará en las zonas rurales del país, ahora habla de todo el territorio nacional.

Hay que recordarle al ministro de Educación que constitucionalmente la defensa de la persona y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado; la comunidad y el Estado protegen especialmente al niño, al adolescente.

La educación tiene como finalidad el desarrollo integral de la persona; la enseñanza se imparte, en todos sus niveles, con sujeción a los principios constitucionales.

La Convención sobre los Derechos del Niño, de la cual el Perú es Estado Parte, prevé en todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño. Algo que este ministro desconoce.

Lo que pretende absurdamente el ministerio de Educación no sólo viola la Carta Magna, sino el Derecho Internacional. Entendamos que el respeto a la vida es fundamento de cualquier otro derecho, incluidos los de la libertad.

Su Santidad, Juan Pablo II, con ocasión del Jubileo de las Familias  en Octubre del 2000 pronunció el siguiente mensaje: “Los hijos: primavera de la familia y de la sociedad”- puede ser para vosotros una significativa fuente de inspiración. ¿No son precisamente los hijos quienes “examinan” continuamente a los padres? No sólo lo hacen con sus frecuentes ‘¿por qué?’, sino también con su rostro, unas veces sonriente y otras velado por la tristeza. Es como si todo su modo de ser reflejara un interrogante, que se expresa de formas muy diversas, incluso con sus caprichos, y que podríamos traducir en preguntas como estas: “Mamá, papá, ¿me queréis? ¿Soy de verdad un don para vosotros? ¿Me acogéis por lo que soy? ¿Os esforzáis por buscar siempre mi verdadero bien?”. Estas preguntas las formulan más con la mirada que con las palabras, pero obligan a los padres a asumir su gran responsabilidad y, en cierto modo, para ellos son el eco de la voz de Dios.

Por lo tanto por Derecho Natural defendamos sin cesar los Derechos de los Niños, ante la absurda pretensión de gente realmente enfermiza.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD