El mercantilismo corrupto quiere “vacancia presidencial”

Los corruptos que llegaron a este Congreso de la República como marionetas del mercantilismo –que es la verdadera fábrica de la corrupción transversal en el Perú–, están haciendo “su tarea”, en este orquestado tinglado del ridículo “caso Swing”, para ensayar un griterío de “vacancia presidencial” a través de los medios de prensa que manejan.

Su real objetivo es lucrar con la pandemia e impedir que se realicen elecciones generales con reformas políticas  –que los corruptos puedan seguir siendo candidatos–, elegir a un Tribunal Constitucional con el criterio de “repartija” –para pagar los miles de millones de soles de los bonos agrarios– y truncar las reformas en el Poder Judicial así como el encaminamiento a la elección de una Asamblea Constituyente para aprobar una Constitución que verdaderamente garantice y sostenta el mandato de una economía social de mercado.

Estos mafiosos creen haber dado los pasos suficientes para incurrir en esta provocación, justamente cuando la gran mayoría de compatrioras nos encontramos luchando contra el COVID-19, en cuyo trayecto los representantes del mercantilismo solo han pugnado una y otra vez por beneficiarse económicamente sin importarles ni la salud ni la vida de los peruanos.

¡Y creen que el pueblo peruano se quedará cruzado de brazos frente a su provocación!

¿Olvidan que no han sido los actuales partidos políticos sino la ciudadanía la que impulsó la lucha contra la corrupción en los distintos poderes del Estado, la detención de la anterior “repartija” en el TC, la realización del referéndum y el cierre constitucional del Congreso?

¿Dudan de que el pueblo peruano se mantiene mayoritariamente firme en esos propósitos?

En lugar de querer embaucar a la ciudadanía con estos audios que no revelan ningún otro delito que el propósito de quienes los ordenaron grabar, y si están realmente preocupados por el nepotismo o el tráfico de influencias para obtener un puesto público en el Estado, ¿por qué, por ejemplo, no investigan los casos de grave nepotismo en las planillas del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), donde hay más de 500 empleados emparentados y el Estado despilfarra más de 120 millones de soles anuales?

No hay que engañarse, reitero, con las poses de inocentes de algunos personajes. Esta provocación no lleva únicamente la firma del congresista corrupto Edgar Alarcón, a quien lo han puesto nada menos que de presidente de la Comisión de Fiscalización; es una gran movida mercantilista que busca pulsear la reacción ciudadana para ver si el temor por el covid-19 puede ser su cómplice.

Indudablemente, se sienten confiados por cierta candidez política del presidente Martín Vizcarra, quien muchas veces pareciera no saber a qué clase de enemigos enfrenta, tan astutos que lo quieren vacar con el único trámite de convencer a uno de sus contertulios encender su grabadora y guardar el registro para entregarlo luego al gran fiscalizador Alarcón.

Por lo demás, el papel de cierta prensa que no fue “atendida” con subsidios económicos estatales, y que ya sabían el siguiente capítulo de la “noticia”, sigue consistiendo en venderse como medios muy influyentes ante una opinión pública que detesta sus mentiras, mientras Pepe Luna, Martha Chávez, Vitocho García Belaunde y Antauro Humala, entre otros, cruzan los dedos a ver si les liga el trabajito que le hacen a los capos del mercantilismo.

Lo que no alcanzan a ver, es que, frente a este desafío, lo más probable es que el pueblo desentierre su exigencia de cierre del Congreso, al que varios partidos políticos han convertido en refugio de bandidos.

 (*) Periodista colegiado. Registro CPP N° 1288

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD