El Foro de Sao Paulo y Perú Libre

Vladimir Cerrón es fundador del partido Perú Libre y desde junio del 2020 su agrupación integra el Foro de Sao Paulo – movimiento internacional fundado por Fidel Castro y Lula Da Silva en 1990 y tiene el objetivo de capturar el poder e implantar el llamado “Socialismo del Siglo XXI” en los países de América Latina – el cual integra a 123 partidos políticos de izquierda radical de 27 países, inclusive al grupo narcoterrorista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre otros grupos extremistas de la región.
El mismo Cerrón escribió en el portal de Perú Libre: “Nuestro Partido ingresó a una etapa importante de su vida al integrarse formalmente como miembro pleno del Foro de Sao Paulo”, y luego agregó: “El Foro de Sao Paulo ha librado una batalla titánica en el campo de las ideas, sirviendo de fuente ideológica y política, unificando la izquierda de Latinoamérica y el Caribe y logrando una barrera infranqueable frente a la agresividad del imperialismo norteamericano”, asimismo, señala: “…agradecemos el apoyo al Partido Comunista del Perú-Patria Roja, Partido Socialista, entre otros, ratificando nuestro compromiso a la mejora de nuestras relaciones interpartidarias, frente a las agresiones imperialistas, y dando por superado las fricciones anteriormente existentes…”
Públicamente se señala que: “El Foro de Sao Paulo es el disfraz político de la delincuencia organizada que usurpa la acción y el poder político, y que cumple en los hechos el rol de instrumento para dar condición de políticos a los detentadores del poder en Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia, a los que ya fuera del poder buscan impunidad, y a quienes conspiran contra los gobiernos democráticos de las Américas. Que, los últimos 20 años el Foro ha sido uno de los principales instrumentos para que la alianza delictiva, conspirativa y antidemocrática tenga aspecto de política”. También ha sido catalogada como “Amenaza Continental” y “Transnacional del Terror”.
Cerrón dirige y conduce al profesor Pedro Castillo como candidato a la presidencia, y es de presumir que éste ha leído acerca del Foro de Sao Paulo, de sus integrantes, sus vinculaciones con dictadores, con grupos extremistas, con partidos de izquierda radicales, y especialmente debe saber los acuerdos tomados en agosto del 2020 como parte de la agenda pública: “1. Después de la pandemia se propone desarrollar el plan estratégico de desestabilización. Aprovechar la debilidad económica de los Estados, y bajo la hambruna, organizar a la gente contra el sistema imperante. 2. Generar movilizaciones masivas como las anteriores al Covid 19, en actos desequilibrantes en Chile, Colombia, Ecuador y demás satélites de la órbita estadounidense. 3. Continuar en estos países la organización y formación de la guardia paramilitar. 4. Proponer las reformas constitucionales para facilitar la toma del poder, como es el caso del “magnífico ejemplo de Chile”. 5. “Hemos penetrado las luchas de la equidad de género y el racismo, y estamos arrinconando el imperialismo; banderas como la desmitificación de las religiones, han sido bien aprovechadas por nuestros militantes”. 6. Los sectores esotéricos también deben ser impulsados, y deben formarse en los preceptos revolucionarios. 7. Control de los medios y redes de manera progresiva. Medidas ejemplarizantes a los comunicadores que atacan la revolución. 8. La agenda progresista debe promover el aborto libre y el consumo de droga como parte del desarrollo de la personalidad. 9. Impulsar la teoría de la relatividad de los valores: “Todo lo que favorezca la revolución es bueno”. 10. Crear símbolos nacionales. Convertir los casos de crímenes policiales en bandera popular. 11. Intensificar el “culto al líder” en cada uno de los países. 12. Reformar la educación, enfocada en la lucha de clases. 13. Crear células de control ciudadano. Bonos populares. Movilizaciones y tomas planificadas. Venezuela y Cuba ofrecen la capacitación para esas tareas. 14. Destrucción de partidos políticos no comprometidos con nuestros postulados. 15. Georreferenciación y perfilamiento de empresarios. Ya hay dirigentes que colaboran para el paso de empresas al poder del pueblo. 16. Sembrar en todas las instituciones infiltrados de izquierda e impulsar estructuras paralelas a las del Estado. 17. Crear mecanismos de trazabilidad del dinero: control de bancos, divisas y rastreo a capitales no afines a la revolución. 18. Invasiones masivas. Reparto de propiedades. 19. Empobrecer la sociedad para mantener el control social. 20. Penetración de las redes sociales”.
Y si Castillo está enterado fehacientemente de todos estos planes que implementaría Cerrón si llegara al poder, que son proyectos descabellados y absurdamente desequilibrados, evidenciaría que a Castillo no le importa absolutamente el Progreso, el Desarrollo y menos la Democracia, aventurándose a esta candidatura como espolón de proa para servir a los intereses de un dictador en potencia. Sinceramente no nos merecemos ese tétrico futuro. Hemos salido de uno y mil problemas a lo largo de estos casi doscientos años de vida republicana, y caer en manos comunistas para retroceder lo avanzado, sería hacer lo mismo que el cangrejo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD