Mayo 03, 2020

El Día Mundial de la Libertad de Prensa

Los medios de prensa se han coludido más de una vez con el poder corrupto de determinados gobernantes, políticos y grandes empresarios .

Compartir:

Como hombre dedicado al periodismo, desde hace más de 45 años, saludo a quienes ejercen la libertad de prensa respetando su valor supremo: la exposición y defensa de la verdad, en todas las circunstancias y frente a todos los riesgos; así como a los ciuadanos que la entienden como un derecho irrenunciable, en tanto su libre ejercicio con apego ético contribuye al mejor desarrollo de las culturas y de las actividades del hombre frente a su entorno.

En el Perú, los medios de prensa han sido en su gran mayoría, y aún lo son en otra proporción, parte del problema que enfrenta nuestra sociedad para contar con un mejor ejercicio de la libertad de prensa, habiéndose coludido más de una vez con el poder corrupto de determinados gobernantes, políticos y grandes empresarios.

El hecho de que los grandes propietarios se hayan opuesto sistemáticamente a la colegiación obligatoria para el ejercicio profesional del periodismo –paso fundamental para erradicar la práctica no ética–, con el argumento de que esta decisión afectaría la libertad de expresión –lo cual es falso de toda falsedad–, demuestra que en nuestro país aun hay tareas pendientes de resolver para decir que efectivamente gozamos de una plena libertad de prensa.

Ahora mismo, estamos frente a un clamoroso caso de dominio de mercado, por parte del Grupo El Comercio, que concentra a más del 70 % de medios de comunicación, lo cual afecta el desarrollo del pluralismo informativo externo logrado en décadas de lucha democrática por nuestra sociedad.

El Comercio se vale de vacíos legales para mantener tal concentración y dominio, pero resulta grave que se invente casos para disimularlo y aparecer como “defensor” de la libertad de prensa, como ocurrió el 02 de diciembre de 2019, un día después de que Hugo Coya fuera destituido de la presidencia del Instituto de Radio y Televisión del Perú (IRTP).

En aquella oportunidad El Comercio tuvo la osadía de ubicar en El Salvador, al relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, para hacerlo expresar “su preocupación por las circunstancias en las que fue despedido (Hugo Coya)”, circunstancias en las que el entonces ministro de Cultura, Francisco Petrozi, tuvo un torpe manejo para proceder a retirar del cargo a un funcionario que ocupaba un puesto de confianza, bajo los mismos procedimientos que fueron aplicados a todos sus antecesores en las últimas décadas.

Es decir, El Comercio utilizó un caso de falso atropello a la libertad de prensa, para aparecer como defensor de la misma.

Y, hoy, en que se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa, un medio como La República, que goza de cierta mayor credibilidad que El Comercio, exhibió en su página web –sección Mundo–, una información procedente de EE.UU., que titula: “EE. UU. dice tener “pruebas enormes” de que el coronavirus nació en laboratorio”. La cuestión es que al leer el contenido de la información, referida a unas polémicas declaraciones de Mike Pompeo, jefe de Estado de los Estados Unidos, uno descubre que allí no se habla de que “el coronavirus “nació” en laboratorio…”, sino que “la pandemia se originó en un laboratorio…”. En estos tiempos, un error de ese tamaño no solo es garrafal.

Hagamos que esta fecha sea propicia para invocar a los propietarios y conductores de medios, apoyar el inicio de un proceso para que los periodistas sean todos colegiados, para que sus lectores puedan leer en sus páginas información, entrevistas o reportajes referidos a muchos personajes políticos que por lo general aluden pero que mantienen vetados, y que ningún medio en el Perú vuelva a ser comprado jamás por un gobernante, político o empresario corrupto.

Para esto, sería bueno que ejerciten la misma transparencia que exigen a otros estamentos del estado y la sociedad, y publiquen cuáles son los intereses que defienden sus accionistas en otros ámbitos como el comercio y la industria, por ejemplo.

Exigiendo que nuestra prensa sea cada día mejor, podemos estar en condiciones de celebrar el Día Mundial de la Libertad de Prensa con cierto alborozo.

Un abrazo a todos mis colegas, y en especial a los que se esfuerzan por sacar adelante medios alternativos de prensa para atender a los ciudadanos que exigen más verdad y más actualidad en las noticias.

(*) Periodista colegiado. Registro CPP N° 1288.