Mar 24, 2020

Delincuencia reaparece en tiempos de toque de queda

El aislamiento social y toque de queda no ha impedido que la delincuencia reaparezca orientando su accionar hacia el robo de productos de primera necesidad. Una muestra de la desesperación con la que empiezan a vivir los sectores vulnerables y marginales.

Compartir:
Delincuencia reaparece en tiempos de toque de queda

Amparados con el uso de mascarillas propios de estos tiempos de virus, buscan pasar desapercibidos y delinquir a sus anchas.
A puertas de cumplir el décimo día de Emergencia Sanitaria Nacional se reportan incidentes de robos en Lima y Provincias durante los últimos cuatro días. El robo a productos de primera necesidad destaca en primer lugar.
El pasado 20 de marzo, en el distrito de Ate Vitarte, un grupo de delincuentes, en su mayoría extranjeros, irrumpió un local de minimarket Mass. En breves minutos se apoderaron de productos alimenticios y en dos mototaxis fugaron del lugar. 
En la ciudad de Chiclayo, un puñado de delincuentes asaltó otro minimarket y robó el dinero de la caja registradora a minutos de establecerse el toque de queda. El suceso ocurrió el pasado 22 de marzo.
Al día siguiente, efectivos policiales registraron otro asalto en el mercado modelo de “La Parada”. Los hampones durante su ilegal estancia se apoderaron de productos para la cocina valorizada en miles de soles y productos alimenticios.  
Ambos hechos delictivos, durante el tiempo de aislamiento, concuerdan con las estadísticas de desacatado de cientos de ciudadanos que no cumplen con el toque de queda y hasta la fecha llega a 16 mil personas detenidas. La región norte es la zona de más desobediencia a la medida.
Lima no es excepto de los delitos. El 23 de marzo, en el distrito El Agustino,  un puñado de asaltantes interceptó un camión de la empresa “San Fernando” y se llevó productos avícolas al promediar las 6:00 a. m.
Horas más tarde, en el populoso distrito de San Juan de Lurigancho, otro grupo de delincuentes armados encañonó a dos trabajadores de una empresa de gaseosas y se llevaron la venta del día.  
Los actos de criminalidad se manifiesta en medio de la entrega de bonos de ayuda social a más de 2.7 millones de personas de extrema pobreza a nivel nacional.


Articulos relacionados