Nov 22, 2018

La peligrosa puerta que puede abrir García

Un eventual asilo a Alan García abriría la posibilidad de acogerse al mismo beneficio a otros cuestionados personajes con procesos pendientes con la justicia peruana, entre ellos dos sujetos vinculados al senderismo.

Compartir:
La peligrosa puerta que puede abrir García

El pasado 11 de junio Moisés Límaco Huayascachi, uno de los inculpados del atentado terrorista en la calle Tarata, fugó a Francia pese a que tenía impedimento de salida del país. El 12 de setiembre Alberto Mego Márquez, implicado en el caso Perseo, salió también con rumbo al país galo.

Ambas personas con deudas pendientes con la justicia peruana se verían respaldados para solicitar asilo político en caso de que el gobierno de Uruguay otorgue refugio al ex presidente Alan García. El beneficio generaría un precedente nefasto pues se estaría admitiendo implícitamente que en el Perú existe persecución política.

Estos dos eventos revelan, asimismo, la pasividad de los entes reguladores en Migraciones lo cual ha permitido que muchos personajes involucrados en temas de corrupción, narcotráfico y terrorismo puedan fugarse del país.

Limaco Huayscachi, “camarada Ramiro” (en la foto), se escabulló pese a tener varios juicios pendientes y tener una medida judicial que le impedía abandonar al país. Sobre sus hombros recae, además, una condena efectiva por el Caso Tarata, donde los integrantes del Comité Central de Sendero Luminoso han sido sentenciados a cadena perpetua.

Las irregularidades de su fuga hasta el día de hoy no han sido esclarecidas por parte de la Superintendencia  Nacional de Migraciones.

Meses después, en circunstancias extrañas, salió también del país Alberto Mego Márquez, a quien la fiscalía acusa por el delito de apología del terrorismo y mantiene la condición de comparecencia simple que le otorgó el Poder Judicial.

El caso Perseo empezó el 9 de abril del 2014 cuando la Policía capturó a 43 personas por vinculados con el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (MOVADEF).

A Mego y otros integrantes se les responsabiliza de una publicación del año 2010 denominada “Marxista, leninista, maoísta, amnistía general” donde se ensalza al cabecilla de Sendero Luminoso (SL) Abimael Guzmán.

En uno de los fragmentos se enarbola al “camarada Gonzalo” como un gran intelectual: “Desde 1992 el Dr. Abimael Guzmán es el más grande intelectual, filósofo, científico, marxista, leninista, maoísta de nuestra época”.

Actualmente residen en Francia y Suecia varios individuos vinculados a Sendero Luminoso que lograron eludir la acción de la justicia peruana y viven con comodidad.


Articulos relacionados