Jul 23, 2018

Los dueños del Perú (II)

Las concesiones mineras, otra forma de propiedad de la tierra en Perú. Entrega final de la investigación de Sucesos. Cinco departamentos concentran el mayor número de concesiones. Lima ocupa el tercer lugar del ranking.

Compartir:
Los dueños del Perú (II)

Nekson Pimentel Sánchez *

El Instituto del Bien Común (2018)**, señala que en el área andina existe un peligro en cuanto a la concesión de tierras comunales y que el 14 % del territorio nacional (17, 934, 000 ha) se encuentra concesionada. Asimismo, precisa que el 35% de las tierras comunales se encuentran concesionadas a las mineras, peligrando el derecho de uso del territorio y de los recursos por parte de la población comunal. Las regiones con mayor porcentaje de superposición de concesiones mineras en territorio de comunidades son Pasco (70.22%), La Libertad (62.93%), Tacna (55.80%), Moquegua (48.85%) y Áncash (48.50%) (Véase Tabla). Arequipa es la región con mayor extensión de concesiones mineras.

Todos estos procesos pueden estar llevando a lo que David Harvey*** ha denominado  como “acumulación por desposesión” que comprende prácticas múltiples, como la mercantilización y privatización de la tierra y la expulsión forzosa de poblaciones campesinas; la conversión de formas diversas de derechos de propiedad (comunal, colectiva, estatal, etc.) en derechos exclusivos de propiedad privada; la supresión de los derechos sobre los bienes comunes; la mercantilización de la fuerza de trabajo y la eliminación de los modos de producción y de consumo alternativos (autónomos); procesos coloniales, neocoloniales e imperiales de apropiación de activos (los recursos naturales entre ellos); y, por último, la usura, el endeudamiento de la nación y, lo que es más devastador, el uso del sistema de crédito como un medio drástico de acumulación por desposesión. Es una práctica que caracteriza históricamente al proceso de neoliberalización. La acumulación por desposesión tendría cuatro aspectos principales: 1) privatización y mercantilización, 2) financiarización, 3) la gestión y manipulación de las crisis y 4) redistribución estatales. 
Harvey señala que en los países en vías de desarrollo, en los que la oposición a la acumulación por desposesión puede ser más fuerte, el Estado neoliberal asume enseguida la función de la represión activa, hasta el punto de establecer un estado de guerra de baja intensidad contra los movimientos opositores, y en otros casos, los movimientos, como los zapatistas en México, o el movimiento campesino de los sin tierra en Brasil, son contenidos por el Estado a través de una mezcla de cooptación y marginalización. 
Como hemos visto, existen evidencias de que la privatización y reconcentración de tierras en el Perú se encuentra en una tendencia creciente, proceso en donde el mismo Estado, a través de sus distintos niveles, ha cumplido un rol importante. El Estado peruano no usa sus tierras sino las concesiona o las vende, orientadas a actividades como la agricultura empresarial y la actividad extractiva. En la selva y en la costa predomina la concentración de tierras por grandes capitales dedicadas a la agroexportación, mientras que en la parte andina las concesiones están orientadas sobre todo a la actividad minera. ¿Estamos en el camino correcto? La respuesta es obvia.

* Antropólogo UNMSM
 

[**] Este informe, “Comunidades campesinas y minería. Superposición de concesiones mineras en territorios comunales”, se basa en información del Instituto Geológico y Metalúrgico-INGEMET, a diciembre de 2017.

[***] Harvey, David (2013/2005). Breve historia del neoliberalismo. Madrid: AKAL. Tercera reimpresión.

Etiquetas:

Articulos relacionados