Oct 06, 2017

El periodista que navegó en el Huáscar

Las hazañas del monitor Huáscar, al mando de su comandante Miguel Grau, fueron publicadas primero en un diario antes que ser recogidas en los libros de historia. Este es un hecho que, sin duda, debe llenar de orgullo a los hombres y mujeres de prensa que el 1 de octubre celebraron su día.

Compartir:
El periodista que navegó en el Huáscar

Fueron las portadas del diario “La Opinión Nacional” las que dieron a conocer a los peruanos de aquellos lejanos días de 1879 las incursiones de la gloriosa nave peruana en aguas del enemigo y cómo se escabullía de los cañones de los acorazados chilenos. Sus páginas transmitieron a la población el espíritu de la tripulación del monitor, dispuesta al sacrificio por la patria, y hasta las arengas de Grau a sus marinos antes de cada acción.

Y fue un periodista, el corresponsal de guerra Julio Octavio Reyes, quien escribió las crónicas que luego se convirtieron en fuente para los historiadores de todo el mundo.

El papel que cumplió este olvidado miembro civil de la tripulación del Huáscar ha sido rescatada por el documentalista Luis Enrique Cam, quien ha emprendido la tarea de llevar a las pantallas cinematográficas la figura del periodista que vivió con Grau y sus hombres, durante seis meses, los momentos de triunfo, alegrías, tristezas y zozobra de la campaña marítima de la guerra.

“El corresponsal del Huáscar” es el título del film que alista Luis Enrique, un riguroso investigador que en su trabajo rescata a personalidades que han pasado desapercibidas en la historia del país.

Es emocionante ver, en este proyecto emprendido por Luis Enrique Cam, cómo el periodismo se convierte en instrumento poderoso en la defensa del país y las notas periodísticas se vuelven partes de guerra y documentos históricos.

Mucho de lo que hoy sabemos de lo que ocurrió en la epopeya del monitor Huáscar, lo conocemos gracias a las crónicas que escribió Julio Octavio Reyes para “La Opinión Nacional”.

Fueron 19 crónicas las que escribió desde el monitor, y eran enviadas por barco hasta el Callao para ser publicadas en el diario que les daba amplias portadas. Tuvo el cuidado de nunca consignar en sus envíos detalles que pudieran dar mayor información de tipo militar al enemigo, como la falta de balas para cañones o los problemas técnicos del Huáscar.

Luis Enrique Cam señala que las crónicas son extensas y, de ser publicadas, sumarían unas 150 páginas.

También es emocionante ver cómo, en el anhelo de transmitir la información de la manera más fidedigna, ya en 1879 "La Opinión Nacional" utilizaba infografías para explicar mejor a sus lectores los enfrentamientos navales. Así se puede ver, por ejemplo, en la reproducción de la portada del mencionado diario del 8 de junio, al informar sobre el combate de Antofagasta del 26 de mayo.

Octavio Reyes, como un periodista cuajado, no solo se limitó a escribir sobre los combates o las incursiones del Huáscar, sino también transmitía el espíritu de la tripulación.

Así se puede ver en un pasaje de la crónica publicada el martes 3 de junio de 1879 sobre el encuentro con el blindado “Blanco Encalada” y la corbeta “Magallanes”, recogido por Luis Enrique Cam, en el que Grau arenga a sus hombres:

“… En este momento, el comandante Grau dispuso el buque para combate.

 

Escribe Enrique Velásquez

< Texto completo en la edición impresa >

Articulos relacionados