Sep 27, 2017

Alerta antes del desastre

La amenaza latente que sacude a varios países del mundo estaría por llegar al Perú. Frente a ello, el científico peruano ha desarrollado un proceso que está camino a predecir los sismos hasta con 15 días de anticipación.

Compartir:
Alerta antes del desastre

El proceso científico fue presentado por la Universidad La Católica en noviembre del 2015, pero desde los estamentos del Estado no le hicieron mayor caso, pese a que abre la posibilidad de ser la solución a un problema latente: prevenir la muerte de miles de personas en casos de la ocurrencia de terremotos de gran magnitud como el registrado el martes 19 de setiembre en México. Perú, un país altamente sísmico, lo necesita con suma urgencia.

El físico peruano Jorge Heraud Pérez, quien es director del Instituto de Radioastronomía de la Pontificia Universidad Católica del Perú, elaboró este innovador proceso que ya ha probado su efectividad: ha dado alerta sobre 15 sismos ocurridos en el país.

Se trata de un método prometedor para prevenir los sismos, algo que ni los países más avanzados, como Japón, lo han logrado hasta el momento.

Este proceso se basa en lo siguiente: antes de un temblor hay fenómenos electromagnéticos, como cargas eléctricas y destellos de luz, que surgen de la fricción de las placas tectónicas, las estructuras moleculares se rompen y liberan cargas eléctricas, en especial la positiva.

Estas cargas discurren por las rocas en flujos lo suficientemente abundantes como para ser captados usando la radiociencia, mediante magnetómetros, cada uno de los cuales cuesta 50 mil dólares.

"Nosotros usamos métodos físicos y no sísmicos, pues más o menos dos semanas antes de un sismo, captamos pulsos electromagnéticos que se producen en las zonas de presión y se van incrementando”, explicó el científico en una entrevista concedida a la prestigiosa cadena norteamericana de televisión CNN.

Durante sus experimentos, Heraud Pérez ha podido detectar las cargas eléctricas, en promedio, unos 15 días antes del sismo. Por ejemplo, ese comportamiento que se ha podido constatar con diez sismos ocurridos en Ancón.

En el terremoto que sacudió a Pisco y alrededores, el 15 de agosto de 2007, se pudo observar luces en los cielos. Las cámaras de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), las captaron, así como las de Larcomar y demostraron que los sismos se podían predecir viendo los resultados electromagnéticos.

Muchos limeños aún deben recordar que, durante aquel sismo, extrañas luces se encendieron en el firmamento por fracciones de segundos, aunque en ese entonces resultaron inexplicables. Esas luces se han visto en el reciente sismo de México y, también, en otros lugares donde se han producido.

De acuerdo a la historia, estas luces también pudieron ser observadas tres semanas antes del gran terremoto que destruyó a Lima y el Callao en 1746. Eran “lenguas de fuego” que salían de la isla San Lorenzo, como señalan las crónicas de aquella época.

 

Escribe: Julio de la Cruz

 
< Texto completo en la edición impresa >

Articulos relacionados