Sep 26, 2017

¿España pierde el corazón?

La probable independencia de Cataluña concentra la atención de Europa. Pero la gran pregunta es: ¿podrá España mantener su nivel económico sin el aporte catalán?

Compartir:
¿España pierde el corazón?

Cataluña, la región española que pretende realizar un referéndum el próximo 1 de octubre para instaurar su independencia de España, pese a que el Gobierno lo ha catalogado como "inconstitucional", es una zona clave para la economía de España. Esto, dado que se ubica en el primer lugar por volumen de PIB; tiene una tasa de desempleo menor a la nacional, de 13,2%, y sus habitantes están entre los que tienen mejor calidad de vida.

Además, según el economista y presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI) Emilio Ontiveros, "representa el 20 % prácticamente de la capacidad de producción de bienes y servicios del conjunto del Estado español y es la economía donde también se concentra un dinamismo empresarial y una calidad del capital humano superior a la media".

Pero la salida de Cataluña podría generar una serie de perjuicios. Según el ministro de Economía, Industria y Competitividad español, Luis de Guindos, el Producto Interno Bruto de la región "podría caer el 25 % o el 30 %, y el paro (desempleo) doblarse. El empobrecimiento en general de la sociedad catalana sería brutal".

Por otro lado, el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, Jaime Malet, indicó en una entrevista con EFE que la comunidad autónoma perdería "muchas empresas", tales como HP, General Electric, Pfizer, Coca-Cola, Cisco y Dow Chemical, entre otras, además de inversiones.

En esa línea, comentó que "muchas compañías" tienen "preparados" planes de contingencia para cambiar las sedes sociales de sus compañías de Cataluña a otras partes de España en función de lo que suceda el 1 de octubre.

La agencia de calificación Moody's apunta que Cataluña supone el 19 % del PIB de España y aglutina al 16 % de la población del país y que si los planes de independencia se llevaran a cabo harían debilitarse a toda la economía del territorio español, lo que supondría una baja del rating para el país.

En tanto, la agencia Fitch advirtió de la importancia de sus relaciones con el Gobierno Central para su perfil de crédito, ya que se trata de una de las regiones españolas más dependientes de los mecanismos de apoyo de liquidez que el Estado proporciona a las comunidades autónomas.

 

Pablo M. Beleña

 
< Texto completo en la edición impresa >
Etiquetas:

Articulos relacionados