Sep 12, 2017

“Estará contento Gino Costa, ahora ya mueren policías”

El general PNP Remigio Hernani formó parte del equipo encargado de los asuntos de seguridad interna del actual gobierno. Conoce al monstruo por dentro y sabe de qué pie cojean. Por eso no escatima críticas a la actual gestión.

Compartir:
“Estará contento Gino Costa, ahora ya mueren policías”

La fatal frase lanzada hace algunos meses por el congresista Gino Costa -“¿por qué no mueren los policías?”- encontró respuesta en la conversación con el experimentado general Remigio Hernani Melloni, quien sin más contemplaciones lanzó sus críticas al sector Interior por las recientes muertes de efectivos policiales y la desastrosa campaña, que según él, viene desempeñando la actual gestión.

Con la voz enérgica y la simpleza que lo caracteriza, el general Hernani no dudó en responder la pregunta: “Ahora ya estará contento Gino Costa, ya empezaron a morir los policías”.


¿Qué está pasando en el Vraem?

La respuesta es simple, no hay personal con el apoyo necesario para desarrollar labor de inteligencia. Finalmente, no hay logros, puras desgracias y bajas. La Policía está sin rumbo porque el ministro Carlos Basombrío no conoce absolutamente nada del tema. Además, que su tendencia política no ayuda, todos saben que es caviar. Ahora mismo debe de estar contento porque han matado a los policías, porque si matan a un terruco seguramente se enferma y sería capaz hasta de hacer una misa de cuerpo presente.


Pero si el Vraem, en la gestión de Humala, fue uno de los pocos sectores en que obtuvo resultados positivos…

Empecemos por decir que Basombrío desconoce en absoluto el tema y la prueba está que, a los pocos días de asumir la cartera, le entregó la responsabilidad al Ejército. Esa decisión la tomó por afanes políticos, simplemente por desprestigiar al ‘Comando Lobo’, por traerse abajo la labor que había realizado el viceministro Iván Vega y el equipo de élite que conformó para la lucha antiterrorista.


¿Por qué cree que el ministro Basombrío abandonó el Vraem y le pasó “la papa caliente” al Ejército?

Ese fue un gravísimo error. Primero de Basombrío por dejarlo y, luego, del Ejército por aceptar. Estoy seguro que eso va a generar corrupción, tarde o temprano se va a destapar alguna mafia enquistada en el Ejército con el tema de narcotráfico.


¿Qué plantea usted?

Tiene que formarse una gran división de investigación de tráfico ilícito de drogas allá en el propio Vraem, que debe de contar por lo menos con unos 700 hombres que combatan el crimen en el mismo lugar, apoyados por una gran división de ‘sinchis’, de los comandos de la Policía. Con todo lo que se están gastando en el Ejército, tienen para hacer este trabajo fácilmente.

¿Pero tiene el respaldo del Ejecutivo?

Lo que tiene es una suerte enorme, además de amigos y familiares en el Congreso, y tiene mucho dinero para publicidad estatal que lo congracia con los medios de comunicación. Nunca antes se había visto operativos con las cámaras de televisión. Esos son sus famosos “megaoperativos”.


¿Cree que el viceministro Rubén Vargas se extralimita en sus funciones?

Por supuesto, se lo voy a explicar. A Rubén Vargas le reporta directamente el coronel Havey Colchado que trabajan en la recién estrenada División de Investigación de Crímenes de Alta Complejidad. Con esto, Vargas se cree detective y hasta comanda operativos. Eso es una barbaridad y esa no es la función de un viceministro, pero su desesperación por figurar lo lleva al extremo. La función de un viceministro es solo de coordinaciones administrativas.


¿No es el general Lavalle el que está a cargo de este equipo?

Sí pues, pero al general Lavalle lo tienen pintado en la pared, no puede decir ni hacer nada porque si no le dan de baja. Este manejo es sumamente irregular y han creado esta unidad que es inorgánica. Acá solamente la Dirección Nacional de Investigación Criminal es la que debe investigar con sus diversas divisiones, pero no pueden formarse una unidad en paralelo para que haga investigaciones de esa naturaleza. Ese es manejo político, buscando titulares y marketearse, aferrándose al cargo con uñas y dientes.


Se ha incrementado el número de policías asesinados…

No sé exactamente cuántos van en esta gestión, pero hay muchísimos policías asesinados y a Basombrío no le pasa nada. Pero, en el mundo al revés de Gino Costa, solo deben de morir los policías y no los delincuentes. Ahora ya estará contento Gino Costa porque ya empezaron a morir los policías.


¿Cuál es el peor error de esta gestión?

No se está repotenciando las unidades que tiene la Dirincri: homicidios, secuestros, robo, estafa, alta tecnología, trata de personas. Estas unidades deben tener subunidades dentro del país que deben de manejarse sistémicamente, pero muy por el contrario ¿qué es lo que ha hecho esta gestión? Se las ha quitado a la Dirincri y se las ha pasado a las regiones.

 
< Texto completo en la edición impresa >

Articulos relacionados