Sep 07, 2017

La mano color Violeta

Con su bancada a punto de partirse en dos, debido a problemas internos, el presidente Pedro Pablo Kuczynski debe estar arrepentido de no haber concretado algún tipo de alianza con el Partido Popular Cristiano con miras a las elecciones generales del 2016.

Compartir:
La mano color Violeta

PPK debe extrañar, hoy más que nunca, el respaldo de cuadros políticos que existen al interior del PPC. La historia de esta fallida coalición con el PPC, como en las elecciones del 2011 cuando formaron la Alianza por el Gran Cambio, tiene un par de protagonistas.


Los personajes que imposibilitaron que Peruanos Por el Kambio y el PPC unieran fuerzas, otra vez, fueron Gilbert Violeta y Lourdes Flores Nano. Ambas figuras jugaron un rol protagónico antes de que estas agrupaciones tomaran rumbos distintos.


En el caso de Gilbert Violeta, quien fue jefe de campaña de PPK, se opuso con tenacidad porque no quería que nadie le robara protagonismo en un futuro gobierno y temía que los cuadros políticos del PPC coparan los puestos de mayor importancia en el Ejecutivo.


Flores Nano, por su parte, optó por no respaldar la posición de los dirigentes de ese momento de su partido y prefirió fusionarse con Alan García y el Apra en un vínculo que hasta el día de hoy sigue generando extrañeza.

 
< Texto completo en la edición impresa >

Articulos relacionados