Ago 24, 2017

La maravilla del ozono

Hoy en día, la gran mayoría de médicos recomiendan a sus pacientes que sufren de cáncer o hernias discales, la nueva terapia que brinda al enfermo 95% de oxígeno y 5% de gas, este tratamiento es conocido como la ozonoterapia.

Compartir:
La maravilla del ozono

Los primeros médicos que empezaron a usar el ozono clínicamente en el Perú eran observados como personajes extraños, más próximos a los chamanes que a la ciencia. “Están aplicando un airecito en el organismo de los pacientes”, decían con cierta burla. Han pasado quince años y la ozonoterapia se ha transformado en un tratamiento complementario con resultados favorables para la curación o mejoramiento de diversas enfermedades.

"Cuando la medicina convencional ya no puede lograr efectos en el paciente empezamos a usar el ozono. Produce un gran alivio. Una de las enfermedades que cura es la patología de columna: las hernias discales se curan por completo con la simple aplicación de este gas. Sin embargo, las que no cura, pero mejora, son las sistémicas, por ejemplo, la diabetes y artritis reumatoide. Mejora al punto que el paciente deja de tomar medicamentos”, precisa el Dr. John Olivera, director de Innova Medic y uno de los profesionales más capacitados en ozonoterapia,

Desde hace unos cuarenta años, las patologías de columna están siendo tratadas por el ozono. Muchos neurocirujanos dejaron de operar porque obtienen mejores resultados con el ozono que con una cirugía.

El ozono es una terapia muy antigua. Se usa desde 1890 cuando todavía no existía medicamentos. Cuando apareció la penicilina, se dejó de lado su uso. Con los años los efectos biológicos que se han ido encontrando son cada vez mayores. Ahora se usa incluso estéticamente para quitar las arrugas del rostro, llegando a tratar enfermedades muy críticas, como el cáncer o el sida.

Fue un alemán quien creó un equipo a base de descargas eléctricas en una botella. Producía un gas que luego introducía en una bolsa y aplicaba. Durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes inventaron una máquina que con el movimiento de una manizuela producía energía y un gas, el ozono, el cual era usado para curar las heridas de guerra.

Pero ¿qué es el ozono? Es una mezcla de 95 % de oxígeno y un 5 % de gas. El mismo gas que tenemos en la atmósfera, pero en microgramos. Al ingresar al organismo se absorbe diez veces más rápido que el oxígeno. Lo que hace es generar una reacción o un pulso biológico de respuesta al gas ozono. Esto produce un cambio en el metabolismo celular por la oxigenación.

El ozono es un gran antiinflamatorio. Es un germicida de amplio espectro. Actúa en cualquier célula viva. Por eso tiene múltiples aplicaciones: cáncer uterino, lupus, artritis, fibromialgias, enfermedades vasculares, infarto cerebral, parkinson, demencia senil, etc., ya que reacciona ante cualquier tejido y mejora el metabolismo celular.

 

Escribe: Eduardo Martel

Foto: Evelyn Manuela Ángeles

< Texto completo en la edición impresa >
Etiquetas:

Articulos relacionados