Ago 07, 2017

“Habría que fusilar a los corruptos”

Absalón Vásquez, el exministro fujimorista, alista su tercer debut en la política. Otra vez mira a la gobernación de Cajamarca, su tierra natal, con una plataforma en la que busca conciliar el agua con el oro.

Compartir:
“Habría que fusilar a los corruptos”

Se confiesa ferviente admirador de Alberto Fujimori de cuyo gobierno fue ministro de Agricultura por cuatro años. Considera que el exmandatario debería estar libre, aunque reconoce que hubo corrupción en el decenio que gobernó. 

Absalón Vásquez inició su carrera política en el año 1988 como viceministro de Agricultura en el primer gobierno de Alan García, cargo al cual renunció en el año 1989. Tres años después retornó al mismo despacho durante el primer gobierno de Alberto Fujimori. En 1992 fue designado ministro de Agricultura, cargo que ocupó hasta el año 1996. Luego de un breve alejamiento del gobierno de Fujimori, retornó como asesor presidencial hasta que finalizó el régimen. Ahora es catedrático de la Universidad Nacional Agraria en temas relacionados con los recursos hídricos. 

 

¿Sigue siendo fujimorista?

Sí, soy amigo del ingeniero Fujimori. En todo caso, soy albertista.

 

¿Albertista…?

Sí. Alberto Fujimori es mi amigo, uno de los mejores presidentes que tuvo el Perú. Conozco bien de cerca todo el trabajo y el esfuerzo que desarrolló.

 

¿Usted visita permanentemente a Fujimori?

Permanentemente, no. Voy a verlo al mes o mes y medio.

 

Hay cercanía, entonces…

Sí, es una persona a la que respeto mucho y quiero mucho.

 

¿Y Keiko Fujimori?

Le deseo el mejor de los éxitos.

 

¿Kenji Fujimori?

Es otro lote. Es un joven inteligente, honesto, sufrido en la vida y conoce el Perú porque acompañaba mucho a su padre. Creo que es una nueva cara en la política nacional.

 

Parece usted resentido con Keiko…

Yo no estoy resentido con nadie. Ni conmigo mismo.

 

¿Alberto Fujimori debe ser indultado?

Debe estar libre. Descansando porque realmente trabajó mucho por el país. No nos olvidemos cómo estaba el país el año 1990. Estaba prácticamente en la ruina.

Entrevista: Víctor Tipe Sánchez

< Texto completo en la edición impresa >
Etiquetas:

Articulos relacionados