Jun 12, 2017

Terquedad que conduce al desastre

La Columna de César López

Compartir:

“Terquedad que conduce al desastre” es el título de la columna del sábado 3 del presente mes que publicó en el diario El Comercio, el analista político Fernando Rospigliosi, exministro del Interior, censurado por su gestión durante el gobierno de Toledo.

Como era de esperarse –en concordancia con él en varias de sus apreciaciones- hace una crítica que se centra en los errores no reconocidos por PPK y su gobierno. Pone ejemplos de lo ocurrido con otros casos en la historia y la manera en que esa terquedad ha llevado al descalabro de gobiernos y naciones.

Sin embargo, el señor Rospigliosi, quien acostumbra a tachar de incapaz e inepto a todo sucesor en su cartera, debiera, alguna vez, referirse específicamente a Carlos Basombrío, ministro del Interior, a quien le cae a pelo el título de su artículo.

Basombrío (o Va Sombrío, como se prefiera) se ha equivocado tantas veces que debió apartarse del cargo hace muchos meses. Sin embargo, declaró hace unos días que irá feliz a la interpelación para poder exponer "sus logros". ¿Hay mayor ceguera y terquedad?

No voy a hacer ahora un desarrollo de sus desaciertos porque excedería largamente el espacio aconsejable para la lectura por este medio. Señalaré solamente cuatro de los últimos, como una pequeña muestra:

1. Hace unos meses, en conferencia conjunta con Osiptel, señaló que se venía el "apagón telefónico", con lo cual, según él, se eliminaría el robo de celulares. No obstante, llegada la fecha establecida y hasta ahora, este delito sigue en apogeo, sumado, lamentablemente, a asesinatos, heridos y familias desoladas.

2. Luego, puso en práctica la peregrina idea de permitir que los policías pudieran pedir los celulares a cualquier transeúnte para verificar que no sea robado. Esta medida tuvo rápida respuesta de parte del hampa y generó ingresos extras a las sastrerías del Rímac, pues se incrementaron los pedidos de uniformes policiales y los delincuentes solo tuvieron que apelar a argucias para hacerse de los celulares ajenos.

3. Al inicio de su mandato anunció la existencia de un escuadrón de la muerte al interior de la Policía, integrado por 99 efectivos (así, con esa exactitud), cifra que posteriormente se redujo a un puñado de efectivos, que supuestamente tenían al frente un comandante o mayor del servicio de inteligencia de la Policía Nacional, que fueron apartados de sus cargos hasta concluir las investigaciones.

Pues bien, hace unos días la Comisión Especial del Mininter, formada para tal efecto, emitió una resolución por la que absuelve de cargos administrativos a 28 de los policías acusados, entre ellos, el supuesto cabecilla. Esto no es poca cosa, pues claramente expresan que no hay ningún indicio de que los agentes acusados hayan vulnerado el régimen disciplinario de su institución en el uso de armas de fuego y en las intervenciones policiales. Es verdad, que queda aún la etapa judicial, pero de seguro mucho debe de pesar esta resolución administrativa.

Entre tanto, ¿cómo quedan las honras manchadas, personales y familiares; las remuneraciones caídas, y el consiguiente endeudamiento?

4. Puede ser cierto que la legislación antiterrorista no sea clara en cuanto a las marchas tal como ocurriera con la del Movadef. Sin embargo, ante la duda es evidente que se debió proceder en nombre del bien general, de la sociedad y no de un grupúsculo de personas, cuya intención es por demás conocida.

En contraposición, sabemos lo que pasó luego con la marcha pacífica hacia el Congreso realizada por padres, hijos y abuelos en demanda de la legalización del consumo de marihuana para uso medicinal. Estos fueron repelidos como si se tratará de uno de los gremios de construcción civil.

Hay aciertos, es verdad. La desarticulación de bandas y la captura de delincuentes que "trabajan" en pequeños grupos, pero esto corresponde más a la labor policial que ministerial.

No tengo sugerencias que dar, porque no me autotitulo experto en seguridad ni he escrito libros sobre ello. Soy solo un ciudadano que quiere transmitir lo que ve y padece.

Ojalá pues, que la próxima vez que a Rospigliosi le hagan una pregunta sobre Basombrío, no responda con evasivas. Lo mismo que el congresista Gino Costa.

Cuando era joven y trabajaba al frente de equipos multiprofesionales, aprendí que "los aciertos son de ustedes, los errores son míos". 

Con humildad, le regalo esas palabras al ministro Basombrío.

 

Ojalá pues, que la próxima vez que a Rospigliosi le hagan una pregunta sobre Basombrío, no responda con evasivas. Lo mismo que el congresista Gino Costa.